Archivo del autor

Bicicleta verde tipo Indian modelo hipster en la playa

El porqué de todo

Esta página no es mas que una ventana a mis inquietudes, a mi necesidad de crear y dar forma a mis ideas.

El porqué de lo que hago, es una ventana a lo que hay dentro de mí. Explicar que me mueve a hacer lo que hago, de como lo proceso en mi cabeza, idear, dar forma, planificar, hacerlo mentalmente muchas veces, y por último el proceso de fabricación, con todos mis tropiezos, errores, aciertos y éxitos.

Voy a desgranar mi proceso creativo y donde empieza. Siempre he sido una mente inquieta, curiosa y mi afán por leer libros fuera de lo común, siempre queriendo conocer más, de satisfacer mi necesidad de preguntarlo todo. Quiero que después de leer estas lineas comprendas la finalidad de este proyecto.

Fabricar lo que siempre he deseado, una bicicleta que al montarme en ella diga : “Este soy yo mira lo que hago” no es vanidad, no lo hago por eso, no necesito agradar a nadie, es un afán de buscar los limites, de explorar caminos que nunca recorrí, de demostrarme que puedo. Decirle a los que no creen en mí que soy fuerte y demostrarles que Sí puedo.

Este aprendizaje sirve para conocerme y dar rienda suelta a mis ideas.

Empezó con una idea que me taladraba el cerebro: “quiero fabricar algo”pero con mis limitaciones de espacio y económicas se me complicaba el asunto. Aquí es donde se me plantea ¿cuál es el camino correcto?, ¿hacer que?, ¿cuales son mis habilidades?. Una tormenta de ideas es el comienzo, junto lo que me gusta, lo que tengo a mi alcance y doy forma a una idea. Una bicicleta chopper, muy larga, muy baja e inspirada en una Indian. Ahora empieza lo bueno,  hacer una bicicleta a medida y desde cero, menudo reto.

En ese punto concreto sé lo que quiero, pero aún no era consciente de lo largo que sería mi camino hasta estar montado en ella, pasear y sentir la brisa del mar en mi cara. Sacar de mi cabeza esa idea nítida y cristalina que me rondaba. Te haré un resumen de como salió adelante mi proyecto, no era solo hacer una bicicleta, es un camino hacia el autoconocimiento personal. Para mí esa parte es muy importante, tanto como las habilidades, destrezas y conocimientos que debía tener.

El primer reto es por dónde empezar, hacer un bosquejo de mi idea, diseño, medidas, tamaño de ruedas, tipo de horquilla, manillar, plato y piñón cadena, pedales, etc.

En lo que respecta al diseño  lo tenia muy claro, minimalista a tope, lineas suaves, sin manetas de frenos, sin cables, un freno de contra pedal y una relación de marcha, con respecto al color lo tuve claro desde el principio, soy adicto al verde.

Tenía que ser escandalosamente verde, no había otra opción.

En el apartado de medidas, después de garabatear diseños y hacer cálculos opté por hacer un prototipo a escala 1/1.  Fue la manera de ver cómo encajar horquilla, ruedas, manillar, posición del eje pedales, etc. Era una bicicleta hecha mi medida, medir mis brazos, longitud de mis piernas y decidir cual sería la postura de conducción (en esta parte es importante el tamaño del manillar, altura de la pipa de dirección y tipo de potencia).

Opté por usar un material muy, muy barato. Tubo de pvc, fácil de moldear con calor, para hacer mil cambios y modificaciones( ahora, cinco años después, eso quedó atrás, hay programas de diseño muy buenos, la diseñas como te de la gana y después imprimes un plano escala 1/1 y listo). Ademas los tubos me servían de plantilla para el taller que iba ha hacer las curvas. Una vez resuelto este apartado pasé a fabricación.

Cada paso era un reto, algo que nunca había hecho. Llegado aquí el problema a resolver era cómo mantener los tubos unidos para poder soldarlos y que todo este alineado. Una aclaración, los tubos grandes son 30mm de diámetro y los pequeños de 20mm. El porqué es fácil, eran los diámetros que permitía hacer las curvas que deseaba, si las formas se salen de lo normal, consúltalo y te ahorraras pérdidas de tiempo y dinero, doy fe.

Lo resolví con una solución económica, una tabla grande y rígida con las sujeciones que se emplean para sujetar tubos a la pared del diámetro adecuado, mas económico y práctico imposible. En la actualidad me he fabricado una bancada con múltiples accesorios, me sirve para chasis de bicicleta y triciclo, saqué la idea de internet.  Para las primeras soldaduras conté con la inestimable ayuda de compañeros del trabajo, como dije al principio, es un camino de búsqueda.

Para algunas partes del chasis opté por un cuadro de bicicleta viejo, dirección y eje pedales, las puntas traseras la fabriqué yo, por cuestiones de geometría, ahora no lo haría, lo venden todo ya hecho, es más rápido y ahorras mucho trabajo. Una vez terminado el chasis le aplico imprimación, yo me entretuve en alisar todas la soldaduras, quería un chasis totalmente uniforme, en este punto hice una modificación importante, lo aclaro a continuación.

El primer diseño de mi bicicleta fue con la medida de ruedas de mountain bike, pero un conocido que tenía una tienda de bicicletas me mostró un rueda trasera de uno de sus proyectos, 24″ de diámetro y 3” de cubierta. La probé en mi chasis y fue amor a primera vista, aunque yo lo fabriqué para una rueda más fina. Ahora tenía otro problema a resolver, meter esa rueda gorda y que quepa la cadena.

La solución fue aplicando conocimientos de chapista, sujetar en las puntas trasera con un útil que hice y con un gato de coche apliqué fuerza para ensanchar el hueco de la rueda. El ultimo apartado de fabricación fue el sillón, muelles de tijera como una Indian, con bisagra para permitir la basculación, nada de tubo regulable, de ahí la importancia de  las medidas. La base del sillón  la hice con chapa y la mandé tapizar en cuero marrón a juego con los puños del manillar.

Hay algo que deseaba pero no sabía por dónde comenzar, un adorno que simule un deposito de combustible. investigando por paginas de modelismo descubrí el latón, chapa de latón de 0,4mm, fácil de trabajar, para soldar se emplea un soplete pequeño y estaño.

Llegados a este punto la monté sin pintar para hacer una prueba de conducción, antes de pasarla a pintura quería ver si era lo que buscaba, si tenia fallos y se manejaba bien. Cumplió con todas mis expectativas.

Olvidaba un elemento importante, el guardabarros trasero. Compré en un desguace de motos el de una Puch Maxxis,  tuve que hacerle cosillas pero era de chapa y robusto. Uno de los cambios fue abrir la curva con cortes y soldadura, era algo cerrada, lo siguiente hacerle una mueca para el paso de la cadena.

Por último mi especialidad : la pintura. Escogí el verde Kawasaki, un color tricapa muy espectacular. Lo combiné alternándolo con rallas de verde lima(metal flake)y rematado con rayas negras finas. Las partes negras las pinté en negro metalizado de Audi (manillar, horquilla, bielas, pedales). Las luces las puse de led, lo más similar a moto antigua.

A groso modo ese fue el proceso de fabricación. Seguro se me queda algo en el tintero pero por problemas diversos se demoró mucho tiempo y esos contratiempos ralentizaron todo el proceso.

Pero perseverar y desfallecer son la clave de todo gran proyecto.

Jancycles Custom Bikes & Trikes

Sesión fotográfica para restauraciones

El proceso de restauración incluye una de las partes más divertidas. Es necesario testear las bicicletas para poder asegurarnos del buen funcionamiento de todas sus piezas.

Disfrutamos a la vez que cumplimos una misión, podemos aprovechar y realizar una sesión de fotografía por nuestra ciudad. Dicho y hecho. Conocer las características, manejo, fiabilidad y usabilidad de cada una de nuestras creaciones, implica el placer de poder disfrutarlas de principio a fín y poder entregar cada una de ellas, conociendo de primera mano absolutamente todas y cada una nuestras bicicletas.

Aunque le falten unos pequeños detalles para poder poner a la venta y entregar nuestra última obra, el poder sacarla de paseo por nuestras calles es un honor el poder ser testigo de su resurrección.

Una bicicleta que lleva olvidada más de 30 años, quitarle de encima el óxido, las piezas que alguien “pensó” que podrían hacerla funcionar ( un sacrilegio el poner piezas de mountain bike a una de ellas).

Sacarla a la calle y recorrer tu ciudad con ella es la satisfacción que nos llevamos. Regalarle una sesión de fotos para poder tener el recuerdo de cuando pasó por nuestras manos, antes de que encuentre su nuevo hogar, es algo que nos gusta hacer con nuestras bicicletas. Cada una de ellas es única y nunca haremos otra igual.

No es fácil encontrar en España las bicicletas antiguas para restaurarlas. Mucho menos encontrar piezas de repuesto para ellas, ya que algunas es imposible salvarlas. Bien porque ya no son funcionales o bien porque son imposibles de adaptar a las que ya hemos cambiado. No queremos hacer dos piezas iguales, ni en pintura ni en decoraciones. Por eso nos gusta tener un recuerdo de cada una de ellas.

 

Jancycles Custom Bikes & Trikes